• Hogares Ecológicos

    Inicia una nueva etapa de Hogares Ecológicos

    La Corporación CEAM en alianza con la Corporación CORAMVU y en un contrato con CORANTIOQUIA da inicio a una nueva etapa en el proceso de Hogares Ecológicos en 40 municipios de su jurisdicción, dando continuidad a una estrategia que ha sido exitosa en beneficio de las comunidades campesinas de Antioquia.

¿PORQUE NO LLEGA EL AGUA POTABLE A LAS VEREDAS?

 

ArtAcued4 Planta de tratamiento acueducto El Popo Alejandría 

 

Con el transcurso del tiempo y del trabajo con las organizaciones de acueductos comunitarios veredales, la Corporación CEAM encuentra de manera recurrente, plantas de tratamiento para potabilizar el agua, sin funcionamiento. Instalaciones de alta tecnología, inauguradas con varios años y con señales de envejecimiento por la falta de mantenimiento. El sistema del acueducto sigue en operación, con los otros componentes (bocatoma, desarenador, tanque de almacenamiento, tanques de quiebre de presión), pero el agua sigue sin tratar, sin desinfección, por lo tanto abasteciendo a los beneficiarios de agua no potable, de “agua cruda”.

 

ArtAcued1Aquí surge entonces la pregunta del ¿por qué esta situación?, ¿qué está ocurriendo para que estas instalaciones no funcionen? y obviamente ¿dónde se localizan las responsabilidades para que estas comunidades no puedan acceder al agua potable, teniendo los componentes necesarios para recibir este servicio público? 

 

Se recogen entonces, las respuestas de los diversos actores participantes. Las administraciones estatales ubican el problema en las comunidades, por la falta de organización y liderazgo; las organizaciones del acueducto dicen que si bien la planta fue entregada en funcionamiento, al poco tiempo presentó X, Y, problema y hasta el día de hoy no funciona, pues desconocen la solución; y las firmas constructoras de las plantas ubican el problema en los operadores, por no cumplir con las recomendaciones suministradas.

 

Las administraciones municipales no asumen en su totalidad (como bien se le delegó por la Ley 142 de 1994), la responsabilidad para administrar o coadministrar los acueductos veredales, las  Corporaciones Autónomas regionales CAR, no se comprometen con los aspectos ambientales de la prestación del servicio y las gobernaciones escasamente dan atención a algunos acueductos corregimentales desde los Planes Departamentales del Agua, desatendiendo al resto de la ruralidad.

 

ArtAcued2De igual manera las propuestas de solución surgen de acuerdo a la ubicación del problema. Tanto del Estado, como de las firmas privadas vienen coincidiendo peligrosamente en que esta situación se arregla con operadores privados, pues éstas cuentan con la capacidad técnica, financiera y administrativa para abastecer de agua potable a las comunidades rurales. Cabe anotar que dicha operación arroja rentables dividendos por la estructuración tarifaria y su oferta solo la hacen para los acueductos más atractivos, con usuarios de parcelaciones, nuevos finqueros e industrias con buena capacidad de pago. Esta tendencia llevaría a desaparecer el trabajo y dedicación de familias campesinas por muchos años y una cultura del cuidado colectivo del agua.

 

Por parte de las comunidades y las organizaciones de los acueductos, es claro que el problema radica en la falta de apoyo, asesoría e inversión de mantenimiento, pues como cualquier equipo tecnológico, se requiere no solo de una explicación del cómo funciona, sino de un acompañamiento periódico para lograr una adecuada operación.

 

ArtAcued3Es aquí, en donde es necesario que las organizaciones comunitarias de acueductos, de manera conjunta, ya sea por cuenca hidrográfica, o por subregión, exijan la intervención coordinada y colaborativa del Estado municipal, departamental y las CAR para que se les provea de la asesoría periódica para que sus instalaciones funcionen adecuadamente, de acuerdo a las tecnologías instaladas, garantizando la provisión, protección, calidad y cantidad de agua para esas comunidades.  De igual manera, se requiere un acompañamiento en lo administrativo, técnico y económico, para que sus organizaciones logren un adecuado funcionamiento. No sobra recordar que la forma de actuar de estas organizaciones, está basada en la economía solidaria, aspecto sin desarrollar en la prestación de servicio comunitario de agua potable, lastimosamente contraria a la ley de los servicios públicos que se rige por autosostenibilidad financiera.

 

En conclusión se hace necesario apoyar la iniciativa en marcha de una ley propia para los acueductos comunitarios, que les permita no solo mantener su autonomía, sino recibir los beneficios que el Estado constitucionalmente está obligado a ofrecerle a los colombianos de un servicio de agua potable, no solo en las zonas urbanas sino también en la ruralidad.

 

Febrero de 2017

titulo news